Consejos para evitar caries en los dientes de leche

Aunque la creencia popular le da poca importancia a la salud de los dientes de leche porque serán sustituidos por las piezas definitivas, la realidad es que su cuidado es fundamental. Su correcto mantenimiento asegura una buena alineación y una despreocupación por la salud de estos primeros dientes en los niños, puede tener graves consecuencias en la salud bucodental en la edad adulta.

La primera dentición comienza en torno a los 6 meses de edad, siendo antes aconsejable el cuidado de la boca del bebé por parte de los padres limpiando las encías con una gasa suave para eliminar bacterias. A partir de que el niño cuente ya con sus primeras piezas dentales la higiene dental debería ser tan óptima como la de un adulto para evitar daños en los dientes, mantener las encías sanas y alejadas las caries.

5 recomendaciones para evitar los problemas de caries en los más pequeños

  1. La limpieza dental es clave para mantener los dientes de leche sanos, después de las comidas y con la supervisión y ayuda del adulto. A partir de los 3 años ya puede el niño utilizar una pasta con flúor en su higiene dental, antes de esa edad basta con utilizar un cepillo de cerdas suaves y agua así evitamos la ingesta del producto de limpieza.
  1. Llevar una dieta equilibrada rica en calcio y baja en azúcar y alimentos preparados o industriales es una forma saludable de conseguir una buena salud global y mantener una salud bucodental impecable desde niños.
  1. Evitar bebidas azucaradas y carbonatadas. El hábito de tomar refrescos es perjudicial para los dientes, tanto en adultos como en los niños, son bebidas ácidas que dañan el esmalte y su alto contenido en azúcar puede provocar caries.
  1. Si el pequeño utiliza chupete no es recomendable mojarlo en miel ni en azúcar, ni tampoco intentar limpiarlo con la saliva del adulto por la transmisión bacteriana. Si toma biberón evita darle zumos en él y que se duerma la siesta o de noche justo después de la toma de leche sin lavar los dientes.
  1. Las visitas al odontopediatra son la mejor forma de mantener un control sobre la salud bucodental de nuestro hijos y asegurarnos de que sus dientes de leche están en perfeto estado. Cada 6 meses el odontopediatra revisará la posición de los dientes y la caída de las piezas dentales y, si se diera el caso, sellar cualquier caries para impedir que pueda afectar la infección al nervio.

Un correcto cuidado dental desde niños nos asegura una dentadura sana en la edad adulta, siguiendo estas pautas los más pequeños no tendrán ningún problema en sus dientes de leche y sus piezas dentales definitivas estarán correctamente alineadas y sanas.

Recent Posts

Leave a Comment