Qué es la sensibilidad dental y cómo tratarla

La sensibilidad dental es un problema muy común entre la población. Aunque es más frecuente en mujeres, los hombres también sufren esta molestia o dolor pasajero que puede llegar a ser muy intenso.

En el interior del diente se encuentra la dentina que alberga unos tubitos llenos de líquido conectados a las terminaciones nerviosas. Generalmente esta dentina está protegida por el esmalte y la encía pero puede verse alterada. El dolor agudo que provoca esta hipersensibilidad se manifiesta al quedar expuesta la dentina pudiendo aparecer al tomar bebidas o alimentos fríos, calientes, ácidos o incluso al tocar el diente o al respirar aire frío por la boca.

Causas de sensibilidad en los dientes

  1. Desgaste del esmalte. Los problemas de caries, el consumo habitual de bebidas carbonatadas, alimentos ácidos o los vómitos frecuentes propios de algunas enfermedades o del embarazo son factores que erosionan el esmalte de los dientes, dejando expuesta la dentina y alterando las terminaciones nerviosas provocando hipersensibilidad dental.
  1. Retracción de las encías. Cuando existe una retracción en las encías la dentina queda expuesta y puede ser el origen del dolor en una sensibilidad dental acusada.
  1. Bruxismo. Rechinar los dientes o apretarlos de forma involuntaria desgasta el esmalte, siendo una causa probable de hipersensibilidad.
  1. Gingivitis. La enfermedad de las encías favorece también ese dolor agudo que produce la sensibilidad dental ya que también aumenta la exposición de la dentina.
  1. Cepillado agresivo. Utilizar un cepillo de dientes duro de forma habitual y con una fricción agresiva puede provocar a la larga un problema de sensibilidad dental.
  1. Tratamientos dentales. Algunos tratamientos profesionales como la limpieza dental o el blanqueamiento también pueden provocar una sensibilidad dental transitoria.

Cómo tratar la hipersensibilidad dental

Además de tratar todas las causas anteriores en cada caso, hay recomendaciones generales que ayudan a evitar o paliar la sensibilidad dental.

Una correcta higiene dental es primordial para alejar el problema de hipersensibilidad. Cepillar los dientes al menos dos veces al día de una forma no agresiva y con productos específicos para la sensibilidad dental unido el uso de hilo dental reduce la posibilidad de sufrir el dolor asociado a la exposición de la dentina.

La alimentación también es un factor clave. Evita los alimentos ácidos, las bebidas carbonatadas y los cambios bruscos de temperatura.

Como siempre, un buen diagnóstico es fundamental, acude a tu especialista para que determine el estado de tus dientes y la causa y tratamiento adecuado para solucionar ese problema de hipersensibilidad. En muy poco tiempo volverás a sonreír sin miedo.

Recent Posts

Leave a Comment