Mitos sobre la salud bucodental que deberías desterrar

Como en casi todos los campos, el desconocimiento sobre un tema concreto lleva a que se construyan a su alrededor una serie de mitos y creencias sin ningún tipo de base científica. En el caso de la salud dental, a este hecho se le suma la falta de preocupación que se ha tenido por ella a lo largo de los años por parte de un amplio sector de la población, algo que desde hace tiempo está cambiando afortunadamente.

Estos errores que se han dado a lo largo de los años se han arraigado de tal manera que se perciben como válidos y hábitos recomendables en el cuidado de los dientes, sin embargo algunos de ellos pueden incluso provocar o agravar un problema existente.

Mitos dentales

Algunos de los mitos dentales que son creencia popular son:

  1. El uso de palillos después de las comidas es recomendable para limpiar los espacios interdentales: No es aconsejable en absoluto, todo lo contrario, utilizar lo que se denomina comúnmente mondadientes puede dañar la encía y el esmalte. Lo ideal es utilizar seda dental o un cepillo interproximal como complemento con el cepillado en caso necesario.
  1. Usar un cepillo de dientes con un alto nivel de dureza limpia mejor los dientes: Es una creencia muy extendida pero en realidad un cepillo de cerdas duras y un cepillado brusco provoca lesiones en las encías y erosión en el esmalte. Utilizar un cepillo suave o de dureza media es más seguro y eficaz.
  1. Cuantas más veces cepilles los dientes más limpios y sanos estarán: Falso, la pasta de dientes y el cepillado no dejan de ser una agresión y un exceso de higiene dental puede provocar el efecto contrario, desgaste en el esmalte y daño en las encías. Cepillar los dientes 2-3 veces al día después de las comidas es más que suficiente para mantener una correcta salud bucodental.
  1. Me sangran las encías y evito cepillarme: El sangrado de encías no lo origina el cepillado, aunque cuando existe una inflamación (gingivitis) el hecho de limpiar los dientes puede provocar el sangrado. Hay que atacar el problema desde el origen con un tratamiento específico para la enfermedad de las encías, no limpiar los dientes solo agrava el problema.
  1. El mal aliento es síntoma de enfermedades digestivas: Falso. Lo habrás oído muchísimas veces, si alguien tiene un problema de halitosis rápidamente mucha gente le achacará problemas estomacales. En realidad en la gran mayoría de los casos este problema de mal aliento se debe al metabolismo de las bacterias que habitan en la boca.
  1. Cada embarazo un diente: Otro dicho popular que hace alusión a una supuesta pérdida de calcio de la mujer durante el embarazo, algo que es totalmente falso. El problema bucodental más frecuente en el embarazo es la gingivitis o inflamación de las encías debido a la fluctuación hormonal por lo que deberán extremar la higiene durante el periodo de gestación.
  1. Las limpiezas dentales estropean el esmalte: Hoy en día las últimas técnicas de limpieza dental profesional son seguras, eliminan la placa bacteriana y el sarro acumulado y son imprescindibles para una buena salud bucodental.
  1. La ortodoncia es una cuestión únicamente estética: Aunque en un principio pueda parecer que el alineado de los dientes solo es un tema estético, en realidad tiene mucho más asociado. Una correcta mordida y alineación dental previene problemas futuros a nivel de salud global.
  1. No es necesario cuidar los dientes de leche de los niños: Falso. Aunque los dientes de leche vayan a ser sustituidos por piezas dentales definitivas, no cuidarlos pueden suponer problemas futuros en los dientes adultos que pueden desembocar en daños graves de salud.
  1. Se deben extraer las muelas del juicio en todos los casos: Falso. Aunque la evolución ha hecho que no nos sean de utilidad en nuestros días, solo deben extraerse en casos concretos en procesos que causen dolor o cuando se corra el riesgo de desalineación dental por empuje de la pieza.
Recent Posts

Leave a Comment