El tabaco, uno de los grandes enemigos de tu boca

Es cierto que fumar perjudica seriamente la salud, y no porque sea una frase muy utilizada se debe tomar a la ligera este hecho. No solo afecta a los pulmones y vías respiratorias, es también el causante de otras enfermedades y daños graves, algunos de sus efectos son poco sabidos por la mayor parte de la población.

Más allá de provocar manchas en los dientes o mal aliento (halitosis), el consumo habitual de cigarrillos es uno de los peores enemigos que pueden tener los dientes y sobre todo las encías.

Daños bucodentales producidos por el tabaco

  1. Cáncer oral. El tabaco cuenta con un gran número de sustancias cancerígenas, como la nicotina y el alquitrán. Es altamente irritante y, unido al consumo de alcohol, tiene un alto riesgo de producir cáncer de boca.
  1. Las encías enfermas no sangran. Al tener menos irrigación sanguínea en las encías los fumadores, estas aparecen más pálidas y sin síntomas evidentes de inflamación aunque estén enfermas, por lo que se enmascara el problema que muchas veces es diagnosticado tarde y conlleva daños graves.
  1. Mayor riesgo de periodontitis. Los fumadores tienen más probabilidades de sufrir periodontitis y, en su caso, la enfermedad avanza más deprisa, provocando daños en muchos casos irreversibles.
  1. Caries. El tabaquismo expone la raíz dental y disminuye la secreción salival por lo que el riesgo de caries aumenta.
  1. Peor respuesta en los tratamientos periodontales. Los pacientes que peor responden a los tratamientos periodontales básicos y avanzados son en un altísimo porcentaje (en torno a un 90%) fumadores.
  1. Complicaciones en casos de implantes. Al tener una mayor pérdida de soporte óseo el fracaso en tratamientos con implantes es mayor en los pacientes fumadores, obligando, en muchos casos, a la pérdida o retirada del implante.
  1. Retraso en la cicatrización de heridas. El menor riego sanguíneo en las encías disminuye la capacidad de ciactrización y regeneración de los tejidos por el organismo, haciendo que los fumadores se recuperen peor después de una cirugía bucodental.
  1. Dientes amarillos y manchas en las encías. Una razón estética más para apagar, de una vez por todas, el cigarrillo.
  1. Mal aliento. La halitosis del fumador es otra de las consecuencias nada deseables del tabaquismo.
  1. Reducción del sentido del gusto.

Una boca sana es incompatible con el hábito de fumar a largo plazo, un motivo más para olvidar esta práctica tan dañina. La visita al dentista en el caso de los fumadores, es fundamental para mantener a raya los problemas que pueda ocasionar el tabaco sin que deriven en enfermedades bucodentales de gravedad. Nuestra recomendación, por supuesto, es evitar el tabaco para poder tener unos dientes y encías saludables, así como una mayor salud global.

Recent Posts

Leave a Comment