Brackets tradicionales vs Ortodoncia invisible

Posiblemente te encuentres en la situación de tener que ponerte una ortodoncia y no sabes si ponerte la tradicional o usar la nueva invisible, pero… ¿qué las diferencia? La realidad es que solo tienen una cosa en común, su finalidad: alinear los dientes, pero cada vez más los usuarios optan por una ortodoncia invisible, os explicamos por qué en este artículo.

Características de ambas ortodoncias

En el caso de los brackets tradicionales se usan de metal fijados sobre una serie de ranuras por las cuales se inserta un alambre que tiene forma de arco. Se adhieren al diente en una posición e inclinación adecuada, la cual es calculada por el profesional de forma muy meticulosa, porque de ello depende el resultado.

Aunque el odontólogo es el que determina la posición de cada bracket, no tiene la capacidad de medir la magnitud de la fuerza que debe aplicar. Además, las fuerzas que provoca en determinados dientes pueden provocar movimientos no deseados en dientes próximos.

Frente a estos problemas de la ortodoncia tradicional encontramos Invisalign, una técnica de ortodoncia vanguardista que es la que elige prácticamente todo el público gracias tanto a los resultados como al factor estético que se consigue.

En este tipo de ortodoncia los alineadores son transparentes, lo que hace que la gente no note que se está utilizando ortodoncia. Pero esa no es la única particularidad que hace de este método algo muy solicitado actualmente, también consigue mejores resultados que los brackets tradicionales y siempre con menos molestias para el paciente.

Los profesionales saben cuál es la fuerza necesaria a aplicar a cada diente para que éste acabe modificando su posición. Esto es posible porque el software usado simula digitalmente los movimientos de los dientes ante los diferentes cambios que se apliquen, con lo que se consigue una sonrisa perfecta, en cualquier caso, en menos tiempo y sin dolores.

Posts recomendados

Deja un comentario