Dientes radiantes de la mano del equipo Philips Zoom

El cuidado de  nuestra boca siempre ha  sido una de las cuestiones más importantes en nuestras rutinas de higiene diarias. Esto se debe a la importancia de una buena salud bucal para prevenir infecciones o enfermedades. Pero más allá de estas razones, también guarda un interés estético. Sin duda, una  sonrisa bien cuidada puede cambiar por completo nuestra expresión facial.

Dentro de los factores  que pueden condicionar una  excelente sonrisa, se encuentra el color de nuestra dentadura. Este puede verse afectado por diferentes  factores que provocan que nuestros dientes se puedan ir amarilleando con el paso del tiempo. 

Algunas de estas causas pueden ser, por ejemplo, un uso excesivo de flúor en nuestras limpiezas diarias. El abuso de esta sustancia puede provocarnos pequeñas manchas. El tabaco es otro de los factores que aportan un tono amarillento a  nuestra boca. Y también la ingesta de ciertos alimentos o bebidas que contienen una alta pigmentación como es el caso del té, el vino o frutas como la granada.

Blanqueamiento con equipo Philips Zoom

No obstante, una cuidadosa limpieza diaria de nuestra dentadura puede hacer que este proceso sea mucho más lento y menos perjudicial. Sin embargo, en muchas ocasiones  una correcta higiene bucal no soluciona por completo el problema por lo que es recomendable ponerse en manos de especialistas para realizar un tratamiento de blanqueamiento dental. 

La técnica del blanqueamiento, lejos de lo que se pueda pensar,  es recomendable para la mayoría de la población, aunque lo ideal es realizar un  examen previo de la mano de tu odontólogo para confirmar si eres apto. 

En nuestra clínica contamos con  el  tratamiento de blanqueamiento  Philips zoom uno de los más eficaces del mercado. Éste consiste en dos partes, un gel blanqueador y una lámpara  láser. En primer lugar se prepara la boca del paciente cubriendo  labios y encías para posteriormente aplicar el gel blanqueador tan solo en  los dientes. Una vez administrado el gel, se coloca la lámpara de luz láser  para que se  active el producto  y haga el efecto deseado  sobre  el cliente.   Una vez acabada esta primera fase del tratamiento, el paciente contará en su domicilio con un gel blanqueador y una férula con la forma de su mordida para aplicarlo diariamente.

En cuanto a los resultados, una vez realizada esta técnica nuestros dientes siempre estarán más blancos que  en el pasado y la duración de los efectos es de  varios años  si  se favorece con una correcta higiene diaria.  

Sin duda el blanqueamiento es uno de los procesos más seguros y eficaces en el  sector odontólogo por ello no dejamos de animarte a que te acerques a nuestra clínica  y te informes si estás interesado  en él. ¡Te estamos esperando! 

Posts recomendados

Deja un comentario