Los mejores trucos para la correcta higiene bucal de tus hijos

Un mal cuidado o higiene de la boca en los más pequeños puede acarrear problemas en el futuro para su salud. Por ello es muy importante educarlos desde el principio en las rutinas de cepillado y limpieza de los dientes. ¡Atento! A continuación unos pequeños trucos para cuidar la higiene bucal de tus hijos.

Las caries dentales en niños pueden resultar muy problemáticas, ya que si llegan hasta la raíz pueden afectar a las piezas definitivas formando  pequeñas acumulaciones de pus en las cavidades. Además, las enfermedades bucales en los niños pueden provocar problemas en su salud como deficiencias en la nutrición y desarrollo del lenguaje, dolores severos e incluso a la larga pueden causar problemas de autoestima.

Aunque bien es cierto que a medida que maduramos somos más conscientes de la importancia de estos cuidados, es muy importante inculcar estos hábitos a los más pequeños. Desde los primeros días es muy importante limpiar las encías de los bebes con una gasa húmeda  para eliminar los restos de leche que se quedan en las encías hasta que se pasa al cepillado.  Por eso, te damos algunos consejos para que  te resulte más fácil  educar a tus hijos  sobre una correcta  limpieza de su boca:

 

  • Conocer la importancia de la salud bucal

 

Los niños deben ser conscientes de la importancia de unos dientes sanos. Por eso, es muy importante que se les repita de una forma asidua para que lo vayan interiorizando. En la mayoría de colegios, se hacen campañas sobre este tema. Pero es importante reforzar los conceptos en casa. Muchas series de TV infantiles tienen capítulos donde abordan estos cuidados y que pueden resultar muy convincentes para los más pequeños.

 

  • Limpiar los dientes después de cada comida

 

Los niños son personas muy influenciables y suelen repetir los  pasos de sus padres. Por eso, en este aspecto es muy importante predicar con el ejemplo y que los niños vean el momento de limpiar su boca como un paso más en la rutina de las comidas al igual que pasa con el lavado de manos previo.

 

  • Duración de dos minutos en cada cepillado

 

Es necesario que los más pequeños se acostumbren sobre todo a  la duración del cepillado y que este proceso no les resulte demasiado largo. Para conseguirlo, existen diferentes trucos que hacen el cepillado más ameno. Una de estas opciones es buscar una canción que les guste, ya sea relacionada con el cepillado o no, que dure al menos dos minutos. De esta forma mientras se lavan los dientes, estarán entretenidos y se les hará mucho más divertido. Otros padres optan también por pequeños juegos de marionetas y aprovechan este momento para contar breves historias de la misma duración. 

 

  • Que no lo vean como una obligación.

 

Cuando tenemos que adquirir un cepillo hay que tener en cuenta una serie de características importante. Pero es preferible que sean los niños quienes dentro de estas condiciones escojan el modelo que más les guste, al igual que ocurre con los sabores de los dentífricos. En cuanto al momento, no hay problema si justo después de comer el niño no se quiere lavar los dientes, se puede negociar. Por ejemplo, leer un cuento o hacer una actividad de no más de media hora y posteriormente dirigirse al cepillado.

Sin duda, este es un arduo trabajo para padres y madres que deben supervisar que el cepillado se haga de una forma correcta. Pero a la larga, este esfuerzo tendrá  su recompensa con la salud bucal de nuestros hijos.  Para complementar este esfuerzo diario es  también aconsejable que se realicen visitas periódicas a un experto. En Puerta de Alcalá Clínica Dental estaremos encantados de ayudarte.

Posts recomendados

Deja un comentario